728x90 AdSpace

Saturday, November 07, 2015

Experimento Intercultural urbano-andino en la Bc One Latin America 2015


Bboys peruanos y danzantes de tijera clausuran con una performance mixta.



La interculturalidad es, entre otras cosas pero principalmente, un contacto (conflictivo o pacífico) entre comunidades de identidades y tradiciones diversas. Ella acaece voluntaria o involuntariamente. En el primer caso, los efectos suelen ser más provechosos para el desarrollo de las culturas implicadas. El día 30 de octubre el mundo entero (claro, gracias a las tecnologías de la virtualidad) fue testigo precisamente de un encuentro intercultural sabiamente premeditado.


Como se hubo de anunciar desde hace ya mucho, el  referido día se realizó la Red Bull BC One Latin America Final 2015 en el Coliseo Miguel Grau del Callao (Perú). Se contó con la visita de un calificado team (compuesto por 16 integrantes) de Bboys provenientes de Toda Latinoamérica.  La parte del programa que hubo de sorprender tanto a los que cultivan el hip Hop como a aquellos que poca o ninguna idea tienen de él, fue lo que en el lenguaje urbano habría de calificarse como una batalla. Específicamente, la que Red Bull programó entre, obviamente, Bboying y la Danza de Tijeras –denominación legitimada por el literato Arguedas. (Una expresión que, dicho sea de paso, es calificada por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.)

Escenario del Coliseo Miguel Grau con Bboys en competencia.

De fuerte carga espiritual, la Danza de las tijeras es una danza  andina del Perú hoy predominante en Apurimac, Huancavelica, Junín, Lima  y Ayacucho (siendo originaria de ésta).  Sus ejecutores son denominados Tusuq o Dansaq (que, para el caso del Bboying, serían los Bboys).   El sello identitario lo ponen, evidentemente, las tijeras (25 cm aprox.), y  la performance misma articulada por espectaculares inflexiones corporales y corvetas –que son, de acuerdo al imaginario andino, optimizadas por el visto bueno que “el diablo” hubo de otorgarles a los ejecutores.

Aunque el Bboying no supone ese acento mítico-espiritual (seguro para mejor según muchos), sí que es una piedra angular de toda la cultura urbana del Hip Hop (y derivados), y,  por ello, componente relevante del perfil de la cultura en cuestión.

Muchos ya hemos ubicado las semejanzas, en diferentes aspectos,  que hay entre ambas manifestaciones  (y algunos pocos hemos ideado -o , al menos, intentado hacerlo-  formatos en los que transversalizar culturas andinas y urbanas). Entre otros, ambas implican: (a) una cinética acrobática; (b) una estética bélica; (c) concentración suma; (d) relevancia peculiar de un observador;  y (e) un ego llevado a niveles lúdicamente vehementes.

(Curiosamente, el Bboying es  la consecuencia de un estado intercultural. Algo que, más allá del Hip Hop, lo constituyen las comunidades afroamericanas. A su turno, la Danza de las tijeras hubo de acentuar su dimensión espiritual como resistencia a la civilización hispana.)

Algo pertinente en términos de contextualización, o preparación, del espectador que debe resaltarse a favor de la producción del evento y específicamente en beneficio del modo en que habría de calar la batalla Danzantes de Tijera Vs Bboys, es el haberse decidido por preparar un audiovisual y haberlo exhibido como una oportuna aproximación de los asistentes a lo que apreciarían encantados.

La batalla, de hecho, se rebasó así misma en el momento final, en el que BBoys y Danzantes compartieron una coreografía a manera de clausura del experimento intercultural.

Coreografía compartida.
Momentos también ovacionados por la audiencia -que superaban los 4 000 asistentes- lo constituyeron aquellos en lo que, animados por el juego de lo bélico,  los Bboys desarrollan, en cuanto réplicas ("retratos"), movimientos que distinguen a los Danzantes de Tijeras y éstos lo que caracterizan a aquellos.

Desde luego, el impacto que provocó la concretización de la iniciativa de Red Bull no fue minúsculo. Pienso aquí no sólo concretamente en las miles de notas y reproducciones de los varios registros audiovisuales relativos a este experimento intercultural, o en la puesta en valor del rol metaurbano tanto de Red Bull como del Bboying latinoamericano;
 sino, y ante todo, en el hecho de haber puesto los puntos sobre las íes cuando se trata de demostrar que la producción de las culturas urbanas y, en este caso, andinas pueden perfectamente diseñar y objetivar ejes de diálogo.


Aspecto de la presentación que WWW.REDBULL.COM hace del video
de la batalla Bboys vs danzantes de tijeras.
Una destacada inclusión intercultural experimental, finalmente, sólo queda felicitarla. (Mención aparte merece lo que se hizo con la Yin Yang Crew. Ver imágenes del contacto por ellos logrado entre el Folklore norteño y la danza urbana aquí.) También hacer lo propio con los protagonistas de la puesta en escena, los Bboys Woody, Jaz y Kuro, por un lado, y los danzantes de tijeras Boris Zambrano, Meteoro, Willibaldo León, por otro. Y, por supuesto, queda mantenernos expectantes con lo que Red Bull promete para el 14 de noviembre en Roma: ¡la final mundial!

El VIDEO OFICIAL DE LA BATALLA puede verse AQUÍ, y el reporte con el mismo caracter, aquí(Una nota mía previa sobre la Red Bull BC One Latin America 2015, puede leerse aquí. )



---
Antonio Ramirez-Victorio


  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

0 Comentarios:

Item Reviewed: Experimento Intercultural urbano-andino en la Bc One Latin America 2015 Description: Rating: 5 Reviewed By: Sick Ramirez
Scroll to Top